Steve Jobs: “voy a destruir Android, porque es un producto robado”

“I’m going to destroy Android, because it’s a stolen product”

“Voy a destruir Android, porque es un producto robado”

Las afirmaciones del ya fallecido Steve Jobs parecen estar más vivas que nunca. Esta frase con la que estamos comenzado a contarles  todo lo ocurrido con el juicio Apple Vs Samsung, se la dijo Jobs al biógrafo Walter Isaacson y está registrada en el libro “Steve Jobs”.

Y siendo fieles a esa premisa de su fundador, el equipo legal de Apple implantó una demanda en contra de Samsung en julio de 2011 considerando que la multinacional coreana ha estado copiándose de la “tecnología, interfaz de usuario y estilo de innovación” en su línea de productos Galaxy.

 “I’m willing to go thermonuclear war on this.”

“Estoy dispuesto a irme en una guerra termonuclear por esto”

Y si en el más allá Jobs tuviera un iTV hubiera visto como la primera bomba le caía a su socio de línea de ensamblaje  y archirrival del mercado de teléfonos inteligentes y tabletas, Samsung. 1 billón de dólares, con uno que otro centavo de más, saldrá directamente de corea a las arcas de la manzana de cupertino. Esto porque el jurado de San José, California, que examinó más de 700 acusaciones por violaciones de patente formuladas por Apple, dictaminó que el gigante de la tecnología surcoreano infringió una cantidad de patentes, incluida su tecnología y el diseño de zoom táctil propia de sus teléfonos inteligentes y de la tableta iPad.

En el texto de la demanda, Apple dejaba muy claro sus objetivos primarios, que no eran otros que dejar en evidencia que los habían robado:

“Samsung en lugar de innovar y desarrollar su propia tecnología y un estilo único para sus productos de teléfonos inteligentes y las tablets ,eligió copiar la tecnología de Apple, la interfaz de usuario y el estilo innovador de estos productos“.

Así lucía el iPhone3G lanzado en junio de 2009 y el Galaxy Si9000 que salió al mercado en marzo de 2010.

En el veredicto redactado por el jurado, hay en especial un párrafo que  hace que nos preguntemos qué va a pasar después:

“Samsung ha vendido unos 23 millones de tabletas y teléfonos móviles equipados con la tecnología que Apple reclama como suya”

Haciendo cuentas matemáticas eso supone unos ingresos cercanos a los 8.160 millones de dólares, ahora bien, si a eso le restamos la multa de 1.051 millones de dólares, a Samsung le quedan 7.109 millones de dólares. Es por esto que además de una compensación monetaria Apple le está pidiendo a la corte que prohíba la comercialización en Estados Unidos de los modelos en cuestión de Samsung. A lo que la empresa coreana ha dicho que: “supondría desventaja para el “consumidor norteamericano” ya que aumentarán los precios y disminuirá la innovación”. ¿Pero cuál innovación? si precisamente la condena fue por plagio. De no ocurrir nada  y luego de ser pagada la multa, la cual muy seguramente Samsung va a apelar, toda la línea Galaxy habrìa recaudado más de 7 mil millones de dólares; pero de llegar a cumplirse los deseos de Apple en lo que a la prohibición de venta de los productos de Samsung en los Estados Unidos concierne dejaría a la empresa de Cupertino en una posición privilegiada en el millonario mercado de los dispositivos móviles. 

Al sol de hoy Apple y Samsung están anudados en más de 50 demandas legales en 10 países y los coreanos no han ganado la primera. Cabe señalar que la corte dejó claro que ningúna patente del iPad fue violada por Samsung.

“La montaña de de evidencia presentadas durante el juicio mostró que lo que Samsung copió fue mucho más allá de lo que incluso creíamos”

“Aplaudimos a la corte por encontrar el comportamiento de Samsung voluntarioso y por enviar un duro y claro mensaje, que robar no está bien·

Estas son las palabras de varios de los portavoces de Apple a la salida del juicio en California. Ahora quisiéramos saber las palabras del resto de fabricantes que utilizan Android como su sistema operativo: Motorola, HTC, LG, SonyEriccson, ZTE, etc. Porque aunque la condena es en primera instancia clara, no logramos establecer si la pelea sólo era con Samsung o si esta es apenas la primera batalla de la guerra “termonuclear” que Steve Jobs quería desatar para acabar con Android.

¿Qué estarán pensando lo que no usan Android, RIM con su BlackBerry que desde “cuidados intensivos” prepara su regreso al mercado con su tan anunciado salvador BlackBerry 10?¿ Microsoft que estrenará su Windows 8 en los teléfonos de Nokia como punta de lanza por conquistar los dispositivos móviles mundiales?

¿Qué estarán pensando los usuarios mundiales que ven como cada vez se está acercando el iPhone5 (o como le vayan a poner), usuarios que indefensos serán presa fácil de brutales campañas de publicidad y mercadeo?

Este fue el Hiroshima, ¿tendremos Nagasaki?

FOTO: Un empleado de una tienda surcoreana muestra un teléfono Galaxy S de Samsung (dcha) y un iPhone 3G de Apple en 2010. (AFP/Archivos, Park Ji-Hwan)

Pin It