Si le gusta, le sirve y lo quiere: Cómprelo

Estamos en la maravillosa época del año en la que las compras nos hacen pensar demasiado. No solo por los regalos de navidad sino porque porque tenemos que diseñar nuestras economías, ya que una gran mayoría de la población recibe primas y otros adicionales esperamos hasta el mes de diciembre para tomar decisiones de compra.

El mundo de los dispositivos móviles no es ajeno a esta situación. Todos censuramos nuestros deseos de cambiar de teléfono durante gran parte del año para esperarnos a las promociones de diciembre de los operadores o a los lanzamientos de las marcas que por la misma época dejan ver sus nuevos productos.

Y es en este instante en donde el usuario dice ¿Y ahora qué me voy a comprar? En mi análisis de la situación actual del mercado de los teléfonos y de las ofertas de los operadores he podido identificar dos modelos de comportamiento, pero he llegado sólo a una conclusión, la cual conocerán al final de este editorial.

LOS NUEVOS YUPIS

En días pasados casi me arrodillo y rompo en llanto. En una oficina en la que la tecnología abunda, un jovén ejecutivo lucía con orgullo su flamante iPhone5, en el rostro se percibía la felicidad que le producía interactuar con el mundo digital desde tan sofisticado y exclusivo dispositivo. Una muy linda colega se le acerca y le propone tener una junta la próxima semana, para lo cual pactan una fecha. Ella instintivamente saca de su bolsillo un anticuado Nokia de la Serie E y comienza a generar el evento en su calendario. Él, mientras tanto; deslizaba su “flamante” iPhone5 al bolsillo de su camisa, mientras con la otra mano abría su agenda (esas de tapa de cuero) y con un bello esfero comenzó a escribir. La Colega lo miró con desconcierto y le preguntó que qué estaba haciendo y él muy seguro de sí mismo respondió: “Es que si no escribo se me olvida” Ella, respiró profundamente y contrapreguntó: ¿Y por qué no lo haces en tu iPhone? A lo que el intrépido ejecutivo contestó: “Ahh, ¿es que también puedo hacer eso?

Me tomé el trabajo de contarles esta historia porque situaciones como estas se viven a diario entre los usuarios que compran teléfonos solo por hacer parte de un exclusivo grupo, por tener en la mano lo que está de moda y no tienen la más mínima idea de lo que han adquirido. Se dejan llevar por el nombre de una marca, porque el primo del vecino del amigo del cuñado dijo que era lo último en tecnología. No sea un nuevo Yupi de la tecnología que compra por moda, cómprese el dispositivo que quiera, pero primero sepa qué es capaz de hacer y aún más importante, es que usted sepa cuales son sus necesidades, cuales serán las tareas encomendadas al dispositivo antes pasar la tarjeta de crédito y todo el año cargar el peso del extracto bancario dentro de la agenda de tapa de cuero.

LOS QUE ESPERAN Y NUNCA COMPRAN

Los fabricantes tienen la facilidad de poner en ascuas a todos los que sueñan con tener la última versión de cualquier dispositivo. Recuerdo como si fuera ayer cuando se esperaba con desespero el iPhone4. En ese instante no había mejor teléfono. Meses después, la llegada del iPhone4S le aguó la fiesta a más de uno. No sabían que hacer, si aprovechar el buen precio del 4 por el lanzamiento del 4S o hacer una inversión más grande para estar a la moda y poseer la última creación de Apple. Muy seguramente esos usuarios iban a cumplir las mismas tareas y no tendrían ninguna diferencia en el desempeño entre el uno y el otro.

Este grupo tiene algo de Yupis. No toman decisiones por estar pesando que la opción es tener la última versión, la más reciente, la de moda y cuando están apunto de comprar deciden esperar porque ya hay informaciones que viene otro mejor; con más núcleos, mejor cámara y la “última versión del Android ese que tiene a mi hijo loco”.  

Muy dificilmente cuando las necesidades del usuario son correo electrónico, mensajería instantanea y redes sociales van a cambiar drásticamente de la noche a la mañana. Cito un trino de una querida colega, @tifis: “no hay que tener un teléfono inteligente de 4 núcleos para estar en Twitter”. 

Seremos reconocidos en el mundo digital y en las redes sociales por lo que escribimos y publicamos, no por el dispositivo por donde lo hacemos. El trino inteligente y preciso tiene el mismo impacto desde un iPhone5 que desde un Blackberry Curve de promoción. Eso sí, ni el más exclusivo dispositivo hace atractivo un contenido; las buenas ideas brillan por sí solas.

No caigamos en la trampa de falsos profetas de silicio que juzgan plataformas y dispositivos porque no tienen grandes cifras de participación en el mercado. Puede que por el momento algunos protagonistas de la industria estén pasando por el valle de lágrimas, pero eso no impediría que sea el momento para ajustar y salir al mercado con una idea más fresca. Esto lo digo por el tema de”BlackBerry 10″: Colombia es un país lider en el uso de este dispositivo, que claramente se ha visto afectado en ventas mundiales por la poca evolución de su plataforma.

Pero ustedes creerían que para el estudiante que gracias a un dispositivo de gama media como el Curve con el cual está en permanente comunicación con sus amigos y familiares vía BBM (Blackberry Messenger), que trabaja remotamente actualizando documentos y enviandolos por correo electrónico y además escucha radio mientras va en el transporte público le preocupa que la acción de RIM haya caído tanto en los últimos años, o que el sistema operativo más utilizado en el mundo sea Android. Él se debería preocupar cuando sus necesidades cambien, cuando en lugar de editar un texto tenga que editar un video. Mientras eso no ocurra los ecosistemas pueden cambiar, pasar del calor desertico a una tempestad de nieve. Si tienes un BlackBerry o cualquier dispositivo de gama baja o media, de cualquier marca, de cualquier año y sigue sirviendo para las tareas que le encomiendas, síguelo usando; que los falsos profetas del silicio no te engañen.

Si sientes que es el momento de cambiar porque ya tu Galaxy Ace o tu Xperia se queda pequeño, antes de salir corriendo detrás del dispositivo de moda; reflexiona y piensa sobre cuales serían tus posibles necesidades en el futuro cercano. Que las cifras de Wall Street o de los gurús de la economía moderna no sean tus puntos de referencia. Muy difícilmente si la acción baja, tu dispositivo dejará de recibir correos.

Compre inteligentemente, aproveche las oportunidades que por ejemplo trae la navidad. Lea muy bien las condiciones de los planes. Evalue muy bien el dispositivo, conózcalo, lea las reseñas que los fabricantes y usuarios publican en internet. Si después de hacer esa revisión completa y exahustiva le arroja como resultado que la mejor opción es un Galaxy Ace o un BlackBerry Curve 9300 o hasta un Nokia Asha no se deje convencer de lo contrario. Si le gusta, le sirve y lo quiere: Cómprelo.

 

 

 

Pin It